Ars Magna, Ramón Llull, siglo XVI

1.500,00

Edición facsimilar de 1990 de la obra Ars Magna del Beato Ramón Llull (ca. 1232-1316?). Una obra interesante, misteriosa, esotérica, filosófica y teológica. Original del siglo XVI conservado en la Biblioteca de El Escorial, manuscrito &.IV.6.

Hay existencias (puede reservarse)

Añadir a seguimiento
Añadir a seguimiento
ISBN: 9788486879266 Categorías: ,
Referencia: 807AYN Fabricante:

Descripción

Edición facsimilar de 1990 de la obra Ars Magna del Beato Ramón Llull (ca. 1232-1316?). Una obra interesante, misteriosa, esotérica, filosófica y teológica. Original del siglo XVI conservado en la Biblioteca de El Escorial, sign. manuscrito &.IV.6.

Ramón Llull y el Ars Magna: los orígenes de las máquinas pensantes. En el siglo XIII Ramón Llull planteó el desarrollo de una máquina llamada Ars Magna, capaz de realizar demostraciones lógicas para validar o refutar teorías. El Ars Magna se diseñó como un autómata mecánico que, teóricamente, demostraría la validez de los dogmas de la fe cristiana e, incluso, de la existencia de Dios.

La inteligencia artificial es algo que asociamos a la era moderna, sin embargo, aunque los cimientos sobre los que nos apoyamos comenzaron a desarrollarse en los años 50, la idea de desarrollar “máquinas capaces de automatizar procesos” tiene orígenes mucho más antiguos. En la Edad Media encontramos una figura pionera que también se planteó que el razonamiento podía implementarse de manera artificial en un artefacto mecánico: Ramón Llull, quien bien pudiera considerarse como precursor de la inteligencia artificial.

Aunque la temática literaria y filosófica de Llull eran las doctrinas de la fe católica, inspirándose en los trabajos de Roger Bacon, Ramón Llull terminó desarrollando una de sus obras clave (al menos, desde la perspectiva de la ingeniería y la inteligencia artificial): el Ars Magna.

Ramón Llull murió en el año 1315 (durante el regreso del último de sus viajes, que tuvo como destino Túnez). En ese mismo año se publicó el Ars Magna. Su concepción había llegado algunos años antes, concretamente sobre 1275. En esta obra, Llull planteó una de las primeras tesis sobre razonamiento automático; es decir, el desarrollo de una máquina lógica capaz de validar o invalidar argumentos.

Para Llull, el razonamiento podía trasladarse a un proceso secuencial y, por tanto, automatizable; una teoría con la que intentaba demostrar (de una manera objetiva) que los dogmas da la fe cristiana eran correctos (frente a las tesis racionalistas de filósofos como Averroes que, para Llull, eran erróneas). Su idea era que este sistema fuese capaz de refutar teorías y convencer de manera clara, por ejemplo, alguien que no fuese creyente.

¿Y en qué consistía la máquina que diseñó Ramón Llull? Llull desarrolló las bases teóricas de un artilugio llamado Ars Generalis Ultima que se apoyaba en la definición de una serie de ideas simples (llamadas raíces) que se catalogaban en 54 tipos (donde un 33% estaban vinculadas a la doctrina católica). Combinando estas ideas raíces, según su teoría, se podría obtener el conocimiento científico; es decir, combinando sujetos, predicados y teorías teológicas mediante la operación de unas palancas y ruedas, las proposiciones y teorías se movían mediante unas guías para llegar a conclusiones (postura positiva o postura negativa, es decir, una falsedad).

La máquina tenía una base mecánica y se organizaban los sujetos, predicados y teorías teológicas mediante la formación de figuras geométricas consideradas perfectas (círculos, cuadrados y triángulos) usando palancas y manivelas. Con esas raíces y las combinaciones que se podían realizar, Llull postuló que era posible comprobar cualquier teoría y llegar a la conclusión de que era cierta o, por el contrario, era errónea. Entre raíces y combinaciones, se podían llegar a conclusiones teológicas como “la bondad es grande” o “el poder es eterno”, los aspectos que preocupaban a Llull.

El Ars Magna era un autómata muy rudimentario, concretamente un autómata finito; aun así se considera el primer intento de utilización de medios lógicos para producir conocimiento y, aunque era una teoría que no podía ir más allá de “los estados que se habían programado”, fue una curiosa primera implementación de sistemas relacionados con la inteligencia artificial y, por tanto, de la búsqueda que una máquina que fuese capaz de aprender y pensar (o demostrar dogmas de fe).

(Extraída la información del artículo https://www.eldiario.es/turing/Ramon-Llull-Ars-Magna-pensantes_0_326517940.html)

El manuscrito &.IV.6 de la Biblioteca de El Escorial es una antología del Arte luliana hecha en el siglo XVI, basada principalmente en el “Ars demonstrativa” y otras obras del mismo ciclo, pero con porciones de obras de etapas posteriores de la producción del filósofo mallorquín.

Así que, en resumen, parece que se trata de un manuscrito hecho por un aficionado al Arte luliana, fascinado especialmente por la posibilidad de ofrecer respuestas a preguntas sobre todos los campos del saber.

Facsímil del libro-cuaderno en papel verjurado envejecido, con los círculos superpuestos (no movibles), encuadernado en pergamino editorial envejecido e ilustrado. Formato 14,8 x 20,8 cm. 164 páginas.
Acompañado del correspondiente libro estudio en rústica, formato 14,5 x 20,5 cm. 152 páginas.
Presentados ambos en caja-estuche abierto, en cartoné forrado, formato 15,2 x 22 x 3,5 cm.

Ejemplar completo y en perfecto estado.

Gastos de envío por cuenta del comprador, según pedido y destino. Consúltenos cualquier duda, así como por cualquier otro facsímile o artículo que esté buscando.