¡Oferta!

Beato de Liébana códice de Fernando I y Doña Sancha, año 1047 (Moleiro)

12.000,00 6.000,00

Beato de Liébana códice de Fernando I y Doña Sancha en la edición facsímile de 1994 de la editorial Moleiro. Es también conocido como Beato Facundo, por el autor de su elaboración. Original conservado en la Biblioteca Nacional de España, signatura: Ms. Vit. 14-2, datado en el año 1047.

DISPONIBLE

Añadir a seguimiento
Añadir a seguimiento
ISBN: 9788488526038 Categorías: , ,
Referencia: 354MOL Etiquetas: Fabricante:

Descripción

El Beato de Fernando I y doña Sancha, también llamado Beato de Facundo (Facundus scripsit) por el nombre de su autor, se conserva en la BNE con la signatura Beato de Liébana, In Apocalipsin, Códice de Fernando I y Doña Sancha, Ms. Vitr. 14-2. Este manuscrito se escribió hacia la mitad del siglo XI, según el texto del folio 316: Era bis quadragies et V post millesima; es decir, en 1047. El artista tuvo la precaución de numerar los cuadernos en los vueltos del último folio. Así, vemos el número I en romano en los folios 25v, el II en el 33v, y así correlativamente, ya que los cuadernos son perfectamente regulares de 4 dípticos u ocho hojas. Esto significa que delante se añadieron dos terniones (12 folios) conteniendo las Preliminares, en otro momento y por otra mano, aunque muy cercano en el tiempo.

En el colofón (f. 316) figura nombre del copista: Facundus scripsit, quien también sería el pintor. No aparece ningún nombre de abad o monasterio, aunque la obra pudo realizarse en un scriptorium altamente especializado; posiblemente Sahagún. La coincidencia del nombre del copista (anteriormente árabe) y el de este monasterio (Santos Facundo y Primitivo), da pie al debate. Los autores que mantienen que el códice se compuso en San Isidoro de León, posiblemente hayan tenido en cuenta que la Basílica se inauguró en 1063, tras construirse en el lugar de la Iglesia de San Juan y San Pelayo; por tanto, la datación escrita por el autor quedaría en entredicho. No obstante, el Laberinto (f. 7r) dedicado a Fernando y Sancha, cuyos nombres aparecen en todas direcciones en los 840 cuadrados que lo forman, contiene un marco con seis retratos, lo cual ha conducido a ciertos autores a afirmar que este manuscrito toma las corrientes artísticas centroeuropeas, sobre todo de Reicheneau. Otros, sin embargo, lo ubican dentro del grupo de Magio, por el que está claramente influenciado, y de la Biblia mozárabe de León (Williams). A nuestro juicio, el Beato de Fernando I y doña Sancha es el último de los Beatos mozárabes visigóticos con independencia del primer cuaderno.

El Códice de Facundo contiene al principio dos Tablas Genealógicas. Las primeras (f. 1r-5v) no le corresponden. Fueron encuadernadas en la última restauración, por tanto se numeraron como propias; pero supuestamente pertenecen al Beato de Valcavado, al cual le faltan. Ambos códices estaban juntos en la Basílica de San Isidoro cuando fueron descubiertos en 1572 por Ambrosio de Morales, cronista de Felipe II. Las imágenes de más arriba representan a la letra Alfa, que sólo la contienen cuatro Beatos románicos, pero ningún visigótico; excepto el de Fernando I. La segunda de las Siete Iglesias, en cambio, sólo falta en cuatro de los 21 Beatos miniados.

Este Beato de la Biblioteca Nacional destaca por su colorido que no se ve en ningún otro, y por la perfección de las composiciones que, según Williams, lo convierten en “el más elegante de los Beatos”.

La Bestia, que es el dragón y el diablo, es uno de los principales elementos pictóricos de los Beatos. La Mujer sobre la Bestia (generalmente representada dos veces) y la Adoración de la Bestia, son las ilustraciones más atractivas para los monjes altomedievales, a juzgar por la cantidad de veces que se representan; ya fuera por el significado espiritual, pecaminoso o escatológico. Doce son los Beatos que contienen esta miniatura, y también son doce los que contienen el ciclo de Daniel, aunque sólo en la mitad está completo. El Beato de Facundo tiene 9 miniaturas de las doce posibles; pero no porque las haya perdido, sino porque no las compuso el artista. En la miniatura de la derecha, nuevamente y por última vez se representa la Bestia en distintas edades históricas: caldeos, medos, persas y macedonios.

Facsímile formato: 27 x 36 cm. 624 páginas, 114 miniaturas. Encuadernación en piel estezada. Edición numerada y limitada a 777 ejemplares autentificados notarialmente. Se entrega en una caja estuche de madera forrada en piel estezada, similar al códice.

Libro estudio formato: 28 x 38 cm. Páginas: 312. Ilustraciones: 138. Contenido: Del editor a lector. Prólogo de John Williams. Beato de Liébana y su mundo, por Joaquín González Echegaray (Director del Instituto de Investigaciones Prehistóricas). La tradición de los Beatos y el Beato de Fernando I y Sancha, por Manuel Sánchez Mariana (Director de la Biblioteca Histórica, Universidad Complutense de Madrid). La ilustración del Beato de Fernando I y Sancha y Las miniaturas, por Joaquín Yarza Luaces (Universidad Autónoma de Barcelona). Índice de las miniaturas. Índice.

Gastos de envío por cuenta del comprador, según pedido y destino. Consúltenos sin compromiso (indicando la referencia del artículo) cualquier duda.

De este Beato existe otra edición más barata realizada por la editorial Versol, y considerada por muchos como la mejor de las dos, también disponible en esta web.

NOTA de ComprarMejor:

En este artículo teníamos expuesto un poco del texto que ofrece la editorial Moleiro en su web, informando sobre este extraordinario Beato y su bella edición, pero la editorial Moleiro nos denunció a Google para que bloqueara el enlace de esta página en su buscador con el siguiente mensaje:
«Varias páginas de la web original www.moleiro.com. El infractor copia literalmente gran parte del texto en español, lo cual camufla cambiando de orden unas pocas palabras, así como alguna que otra imagen por lo que copia a sabiendas de que no debe hacerlo. Para más inri, después traduce al inglés con su explorador las páginas que confeccionó con el texto copiado en español. El resultado: crea una página en español y otra en inglés a partir de cada página que nos copió en español.«

Lamentamos que la editorial Moleiro crea que hemos infringido alguna norma. Si pensaban que no debíamos «tomar prestado» algo del texto con el que ellos informan en su web sobre su edición del Beato de Liébana códice de Fernando y Sancha, nunca se pusieron en contacto con nosotros para modificar el texto que de buena fe teníamos en este artículo. Por el contrario, se dirigieron directamente a Google. Somos de la idea de que hablando se entiende la gente cuando existe buena voluntad por ambas partes. Negamos su última frase pero tampoco queremos entrar en más polémica. Nuestros visitantes saben muy bien de qué artículo se trata y tampoco necesitan más información.

Para este artículo, dado que existe otra edición facsimilar de lujo de este mismo códice, hemos extraído el texto de la web de la otra editorial, cuya edición (para muchos) es la mejor de las dos.

ComprarMejor es una web seria que vende artículos nuevos y de segunda mano, como es este el caso, con total garantía y con respeto a nuestros clientes, a nuestros proveedores y a todos los editores y fabricantes. Al igual que en todas las webs donde se venden facsímiles, todo tipo de libros o cualquier otro artículo, cuando uno vende algo tiene que informar sobre lo que vende y qué mejor información que dar la que da el propio editor o fabricante. Al parecer esto no es del agrado de la editorial Moleiro (la excepción al resto de editoriales), a pesar de que informamos con respeto y admiración sobre sus obras. Eso sí, las fotografías que lo acompañan son nuestras y del artículo que vendemos, NO las hemos tomado de la web de la editorial Moleiro.

En el momento de escribir estas líneas, y por ello lo hacemos, estamos recibiendo diariamente correos de Google con las notificaciones de bloqueo de nuestras páginas de artículos de la editorial Moleiro. No entendemos esta campaña que ha iniciado dicha editorial contra ComprarMejor por vender ejemplares de sus ediciones que ya no son de su propiedad, sino de nuestros clientes o de nosotros mismos, incluso en obras que en su propia web dan por “agotadas”, por lo que una hipotética competencia no tendría razón de ser. Sus libros se encuentran en otras muchas webs de venta de artículos de segunda mano, al igual que los del resto de editoriales, y la inmensa mayoría de las veces con precios inferiores a los suyos, ¿va a iniciar contra dichas webs la misma campaña de ocultación? ¿Se prestará Google a ello? En internet no hay vallas, por mucho que algunos no lo quieran admitir y por muchas barreras que se quieran poner por gobiernos y empresas, y pensar que se pueda impedir vender algo ajeno, es no saber la realidad del mercado editorial y de la situación social y económica actual. Atacar a una web que sólo realiza su labor comercial de la forma más honesta posible, sólo hará que la mala fama de la editorial Moleiro entre el resto de los editores, se traslade al campo de los usuarios y compradores de sus obras, así como al de los vendedores que, por circunstancias personales, necesitan deshacerse de las mismas y recuperar parte del dinero que se gastaron en su momento, con el doble pesar que ello les representa: la pérdida de un bello facsímil agravada generalmente por la pérdida económica.

Lo lamentable de este acoso es que la editorial Moleiro parece demostrar una debilidad extrema en lo que respecta a su situación económica, porque si una pequeña web como ComprarMejor les crea problemas de ventas (nunca es esa nuestra intención ya que, repetimos, sólo somos una web más de las tantas que hay en el mercado que venden artículos de terceros o propios), o al menos esa se supone que es la razón principal de las denuncias presentadas al buscador de Google, su fortaleza ya no es la que era.

A pesar del daño que la editorial Moleiro nos está causando, seguiremos hablando bien de sus ediciones, aunque sólo sea por respeto a la editorial que fue referencia en un momento determinado de este tipo de obras, y seguiremos sintiendo admiración por gran parte de sus extraordinarios facsímiles que tanto placer nos transmiten, tal como lo hacemos con el resto de editoriales con las que sí tenemos excelentes relaciones, tanto personales como profesionales. Ello lo seguiremos haciendo sin mucho texto en los artículos de ejemplares de la editorial Moleiro, no sea que nos vuelvan a denunciar por copiarles los textos que ofrecen en su web, como es el caso que ha ocurrido en este artículo, en el que sólo le hacíamos la mejor publicidad posible a su extraordinaria edición. Lamentable haber llegado a este punto.